Mitos de la productividad Vol. #001

Tenemos Instagram, TikTok, Ted Talks y un sin fin de medios que nos atacan constantemente con "LAS CLAVES DEFINITIVAS PARA SER PRODUCTIVOS". Y la verdad es que pocas veces son métodos que se conviertan en una constante en nuestra vida, o sea, que podamos hacer de ellos hábitos sostenibles.


Hay un gran repertorio de las "claves" más mencionadas por los supuestos gurús de la felicidad y el éxito, ¿pero realmente funcionan? Yo personalmente soy muy escéptica, porque ni siquiera logro recordar la última vez que me interesó llevar a cabo algo que desde el inicio suena difícil y/o que no empata para nada con mi estilo de vida. Y más que claves son MITOS acerca de la productividad.


Te cuento cuáles son y cómo darles la vuelta. ¡Les advierto, es apenas la primera parte!



Mito No. UNO

Copia los hábitos de las personas que son exitosas.


¿Han escuchado que Steve Jobs solía comer únicamente 2 comidas durante una semana? Jajaja, ¡yo por qué tendría que hacer lo mismo! O que Tim Cook se despierta todos los días a las 3:45am... ¡imposible!


Creo que con estos dos ejemplos queda claro que es ridículo pensar que adoptando hábitos ajenos nos garantizará abrir la puerta del éxito. Sí, claro, habrá hábitos en común que a todos nos sirvan: comer sano, hacer ejercicio, tomar agua... Pero son cosas distintas. No se suele basar el éxito de alguien por tomar 2 litros de agua al día, ¿pero sí de levantarse a las 3:45 am? Bueno, ¡paso!



¿Qué lección tomar de esto?
No romantizar la vida de los demás y mucho menos idealizarla.

Estas ideas promueven que estas personas que nos ponen de ejemplo jamás pierden la constancia, que son máquinas que todo lo hacen perfecto y que no se equivocan, ¿te imaginas competir contra ese ideal de vida? Sería imposible tener y valorar nuestros esfuerzos si los estamos comparando a los de alguien que ni siquiera conocemos pero aún así lo estamos defraudando.



Transformando este mito:
Usa a las personas "exitosas" como inspiración, no para ponerlas en un pedestal.

Inspírate directamente de las personas que han logrado cosas similares a lo que tú quieres construir, analiza qué han hecho, a través de qué medios, qué apps usan, qué libros leen, con qué tipo de personas se juntan; pero mantenernos a raya de la idealización, porque poner en un pedestal a los demás nos lleva inmediatamente a estar en una posición inferior a ellos –según nuestra mente–.



Mito No. DOS

Lleva al máximo siempre cada minuto de tu día.


Una relación realmente tóxica con el trabajo comienza desde la idea de que entre más hagas y más rápido lo hagas es mejor. ¡Olvídate concentrarte en una tarea bien hecha al día! Según este mito deberías hacer muchas tareas al día, no te concentres en hacerlas bien o mucho menos con dedicación, ¡haz más!


Hacer muchísimas cosas al día, como si fuéramos máquinas, nos convierte en una que no podrá tener la capacidad de ser creativa.

Transformando este mito:
Identifica tus focos de energía durante el día y aprovéchalos al máximo, mete en esas ventanas tus tareas más complicadas o importantes.

Existen varios métodos para ir identificando tus picos de energía, en cuanto tenga un blog hablando de ello lo etiquetaré aquí. Mientras puedes leer un poco del Método "Cómete esa rana".




Mito No. TRES

Proponte grandes metas siempre.


Suena muy sacado de libro de superación personal y probablemente lo sea. Prácticamente nos quieren hacer creer que entre más ambiciosa sea una meta más probable es que tengamos éxito en lograrla... Para mí eso suena ridículo, es como si te pusieras de meta "caminar en la luna", ¿y luego? ¿qué hago con una meta tan grande que me abruma y ni siquiera veo posible?


Hay estudios que demuestran que enfocarnos demasiado a metas grandes y demasiado concretas incrementa la probabilidad de renunciar a ellas mucho más rápido de lo debido.


Transformando este mito:
Para lograr objetivos generales debemos comenzar con metas pequeñas que sean realistas, alcanzables y sencillas de "ir desbloqueando".

Llevar a cabo grandes objetivos comienza por pequeños compromisos. Es recomendable ir gradualmente poniéndonos pequeñas metas a querer lanzar toda nuestra energía desde el principio hacia un lugar que es probable que lo terminemos viendo como un precipicio.


Aquí te hablo mucho más acerca de este punto: Plantea metas en lugar de objetivos.



En PRECISA. el más grande objetivo es crear esa vida que siempre nos imaginamos: en orden, simple y organizada, pero construida desde un enfoque sostenible y realista. ¡Por eso me encanta investigar y compartirte información un poco más digerida! Para hacer más ameno el viaje por la organización, la productividad y el minimalismo en nuestros días.


¡Se vienen otras dos partes de este tema! Mantente por aquí (:





Texto original: https://blog.doist.com/top-myths-productivity/